Publicado: 23 de Julio de 2014

Ingredientes:

  • 250 gr de puré de zanahoria
  • 10 gr de jengibre fresco
  • 3 anís estrellado
  • 250 gr de nata líquida 
  • 1 cucharada miel 
  • 140 gr de azúcar 
  • 150 gr de queso fresco o cremoso 
  • 10 gr de almidón de maiz 
  • 100 gr de leche entera 

Instrucciones:

En primer lugar vamos a preparar el puré de zanahoria. En mi caso he optado por envasar al vacío la zanahoria pelada y en rodajas gruesas junto con el jengibre y el anís estrellado. Lo he cocinado a 80ºC quince minutos. Luego desechamos todo lo que no sea zanahoria y con ésta hacemos el puré. Envasando al vacío conseguimos que todos los aromas y sabores queden concentrados y no se pierdas en el agua de hervirlas. Pero cada cual tiene que "apañarse" con los medios que disponga.

Mezclamos la nata con el azúcar y lo llevamos al fuego. Cuando rompa el hervor incorporamos el queso y con la ayuda de unas varillas mezclamos bien. Incorporamos la leche mezclada con el almidón de maíz y seguimos moviendo hasta que quiera volver a hervir. Fuera del fuego incorporamos la miel y el puré de zanahoria.

Dejamos enfriar en un tupper en la nevera al menos 12 horas antes de mantecarlo en la heladera.

Este helado podemos comerlo tal cual o hacer el acompañante perfecto de un bizcocho de calabacín o de zanahoria. A mi me ha hecho especial ilusión ver como los más pequeños de mi entorno cuando lo han probado les ha encantado y querían repetir.